Reventón a 120Km/h

Bueno, quien dice a 120 Km/h dice a 3500 rpm en quinta, con un motor de 1000cc… Calculen ustedes, maestros de la mecánica, si es esa la velocidad real a la que estaba circulando…

El caso es que se trataba de adelantar un camión con el «huevo» que conduzco habitualmente, tanto por Madrid como por el resto de sitios en los que me muevo con el coche de la empresa. Y digo «huevo», porque el coche es un Peugeot 107, de color rojo, y no puede tener otro nombre (me recuerda al anuncio del Renault Clio de los 90: «Materia Viva», encabezados por un huevo desmontable de color rojo…) El caso es que iba por la M-40, cerca de la Ciudad Financiera, adelantando cómodamente a un camión, cuando empiezo a notar que el coche vibra más de lo normal (el asfalto de la M-40, en esa zona, hace que los coches vibren un poco, pero no hasta ese punto). Como comprendo que ese traqueteo no es normal, voy encarrilándome hacia la parte derecha de la vía, para salir por la primera salida hábil, o al menos llegar al arcén. Como no pude hacer lo primero, ya que no quería arriesgar demasiado, opté por lo segundo (aunque no sé yo qué es peor en la M-40…)

Tan pronto paré el motor del huevo, me bajé con el chaleco reflectante y observé la situación: la rueda delantera izquierda estaba TOTALMENTE REVENTADA:

rev_m40_blog.jpg
La rueda delantera izquierda, reventada. Foto hecha después de sustituirla por la de repuesto.

Al ver el panorama, fui a coger el móvil para llamar a mi empresa y decirles que avisaran al cliente al que iba de que tardaría algo más de tiempo. No hice más que entrar en el coche para coger el móvil cuando miro detrás y veo ¡una grúa de asistencia en carretera parada detrás de mí y un mecánico preguntándome «¿cuál es el problema?»! Me quedo perplejo y le digo que se trata de un reventón, que iba a cambiarla yo y tal, y me dice que le deje el parte de la compañía, que por la matrícula sabe si puede asistirme por nuestro seguro o no, y me quedo esperando la confirmación, que finalmente fue afirmativa, por lo que saqué la rueda de repuesto y el mecánico me la cambió, y a posteriori comprobó la presión de la misma, en el mismo lugar.

En menos de diez minutos estuve otra vez en marcha, realmente asombrado con las cosas que me están pasando últimamente…