Los Pecados de la Iglesia

Estoy viendo el reportaje sensacionalista que ha hecho un programa de televisión sobre exorcismos y otras hierbas (todo relacionado con lo enigmático y lo paranormal, por lo que quizás le quieren quitar «share» a Íker Jiménez), y estoy entre el asombro y la carcajada, porque hablan de un «exorcismo» en directo, cuando el psiquiatra que ha estado hablando (el único creíble) dice que se trata de una psicopatología inducida a la víctima por su propia madre (mira tú por dónde, eso me resulta familiar, por una chica con la que estuve y tal…). Al tiempo han ido desfilando varios personajes, a cual más esperpéntico, que iban dándole la razón al sacerdote que estaba haciendo el «exorcismo», como el «inefable» investigador del crímen de Alcásser: Paco Pérez Abellán.

Según todos los testigos, la chica se tiró con los ojos «en blanco» durante horas, y luego, sale de repente del estado «endemoniado» ([mode satanas off], para los usuarios de foros…) y tan contenta y tan bien. Hablan con ella y está genial, perfecta, incluso divertida. Se levanta de la colchoneta en la que, a modo de diablo, se chascó una tabla de gimnasia hecha al estilo de un seisañero y sigue sonriendo y tan feliz. En ese momento, le pone el cura la mano en la cabeza y la muchacha vuelve a conectar el «modo satanas»… Realmente patético… Se nota a la legua (y descarado, además) que se trata de una pantomima. Y lo peor es que la Iglesia lo ha aceptado como un caso de posesión REAL porque necesitan que la gente siga teniendo fé, y si es posible, «enganchar» nuevos pardillos a la religión Católica. De la cantidad de subnormales que hay es de lo que viven, no lo olvidemos. Afortunadamente, la hipoteca del Vaticano ya la pagaron antes de construirlo, con la sangre del pueblo y tal… En fin, todo muy «cristiano»…

Es tremendamente acojonante que esperen que la gente siga tragando esa mierda. Encima, sale uno de los «bichos» de la Iglesia Católica en Roma diciendo que «es un caso de media gravedad», así, con semblante interesante. A saber si realmente le habían preguntado por lo de la chica esa o cualquier otra cosa, por ejemplo, su opinión sobre la afición de «Mazinger» a ponerse «gorritos» (la respuesta podría ser la misma). Quizás el nuevo Papa esté endemoniado, porque lo que no se puede dudar es que podría hacer de asesino sádico en una película (estará acostumbrado: es Papa. Recordemos las «veleidades» de éstos en siglos anteriores…)

Unos por tener notoriedad, otros porque han visto mucho cine, otros porque se están quedando sin fieles, por vender libros… Y otros sólo por volver a chupar cámara… Todos los que aparecen en dicha historia parecen tener un interés particular (y económico) en el asunto. La mentalidad de la gente que participa en esas historias, aunque al principio insisten en que cualquiera, tanto si tiene fé como si no, puede ser un poseso, parece curiosamente inclinarse adoptando un perfil esotérico, o exhibicionista (con fines económicos). Los medios de comunicación actuales influyen mucho en la población, y hace más de 50 años no se tenían los conocimientos de medicina, psicología y psiquiatría que se tienen hoy en día, por lo que tampoco puede quitárseles el «caramelo» de los «verdaderos» poseídos (según esos sabios que obligaron a rectificar a Galileo Galilei sobre la posición de la Tierra en el Universo y que asaron a Miguel Servet, sin condimentar ni nada, sólo por ser un hombre que no entraba por el rasero que ellos marcaban…).

Y a los epilépticos, ¿quién los exorcisa? 😀