La Gran Estafa del Gobierno a los Jóvenes

Hoy ha llegado a mi poder uno de los panfletos que el Ministerio de la Vivienda ha distribuido, hablando de cómo se opta a la famosa «ayuda» a la emancipación de la gente «joven» (a partir de los 30 años ya se está para el arrastre y no te dan ni la hora.)

Pues bien, empezamos por ahí. Primero, optan a la «ayuda» todos aquellos menores de 30 años y dicha ayuda consiste en 210 euros, divididos por el número de personas que hayan firmado el contrato de alquiler (esto es, si compartes piso con otros dos amigos y uno tiene 30 años o más, sólo cobras 2/3 de los 210 euros al mes, es decir, 140 euros…)

Bien, hasta aquí, todo parece tan «gonito» como lo presentó el PSOE en las últimas elecciones. Y ya, véis, engañando desde el principio, porque a base de repetir una y otra vez una mentira como una casa (precisamente), sin exponer números ni condiciones, dicha mentira termina por convertirse en una atroz realidad. La misma que aquí os presento, a continuación.

PRIMERO: 600 euros de PRÉSTAMO, sin interés, para la fianza. Suena bonito, pero la realidad es que los 600 euros no sirven para pagar ni un puñetero mes de fianza en un apartamento de una habitación, puesto que, si el alquiler mínimo son 600 euros, y tienes que aportar dos meses de alquiler, más el mes que se agencia la inmobiliaria de turno, como que no te llega el dinero. Máxime cuando la «ayuda de la fianza» te la conceden a los dos meses de que hayas pringad… quiero decir, hayas firmado el contrato de alquiler, si llegan a concedértela, claro. Es decir, te PRESTAN 600 euros dos meses después de haber desembolsado entre 1800 y 2800 euros (para un alquiler medio de 600-700 euros mensuales). No sólo no te ahorras una mierda, sino que pringas con un préstamo estatal que hay que devolver al final de la prestación, y que si no devuelves por las buenas, Hacienda se encargará de recuperarlo. Por supuesto, existe una forma para conseguir las «ayudas» desde el primer mes, y es que te concedan un «reconocimiento provisional a la Renta«, con el que te comprometes, en tres meses, a meterte en un alquiler. Si no lo haces así, olvídate del asunto. Aunque realmente, lo mejor es olvidarse por completo del mismo, pues te ves metido en papeleos para conseguir lo que puedes leer a continuación…

SEGUNDO: La «ayuda» de 210 euros, que se supone que es para pagar el alquiler, se percibe mensualmente, UNA VEZ HAS PAGADO EL ALQUILER al propietario. ¿Puede alguien explicarles a los del Gobierno el significado de la palabra «ayuda«?

TERCERO: Para pagar el alquiler del inmueble, en cuestión, deberás hacerlo a través de las entidades bancarias que el Gobierno te indique, obligando con ello al dueño del piso, en cuestión, a tener cuenta en dicho banco, o, en el mejor de los casos, a que tu dinero sea utilizado por el banco en su beneficio antes de transferirlo a la cuenta del propietario. ¿Esto no suena más a ayudar a ciertas entidades bancarias, pero de forma indirecta? 🙄  (Recordemos que «La Caixa» perdonó una deuda de unos 2 millones de euros al PSOE hace varios años, y aún se desconocen los motivos de tanta generosidad…)

CUARTO: La «ayuda» tiene un plazo máximo de CUATRO años, trás los cuales se cierra el grifo. Es decir, que si al terminar el periodo continuas teniendo menos de 30 años, te vas a comer los mocos, y encima, tendrás que devolver los 600 euros al Gobierno, en un épico sablazo que te enseñará a no votar a los vendedores de humo con máscara de políticos sociales. Aunque seguro que no te importa seguir votando a los que te mangonean. No te desesperes, eres el español medio que sigue creyendo en ríos de leche y miel y casitas de chocolate…

QUINTO: Tu sueldo máximo, para optar a la ayuda, no debe superar los 22000 euros brutos al año. Esto quiere decir que si ganas más de 1300 euros netos al mes no tienes derecho a la misma. Quítale a esos 1300 los 600 de alquiler y te quedan 700 euros para todos los gastos, en el mejor de los casos. Si eres inquilino único, la cosa se queda, al final, en que te deja unos 910 euros al mes. Pero ¡ay, amigo! El propietario de la vivienda, en previsión de que te van a dar la ayuda, ha subido el precio del alquiler del piso en… ¿Lo adivinas? ¡210 euros! Y eso ha subido también la fianza y tal, con lo que el chaval de turno se encuentra aún más pillado de lo que se creía. Encima, para colmo, NO HAY NADA QUE EVITE QUE EL PROPIETARIO SUBA EL PRECIO DEL ALQUILER, pues está en su derecho de pedir, ya que alguien se lo va a terminar dando. Así pues, el artículo de la Constitución que dice «Todo español tiene derecho a una vivienda digna» se lo han pasado por donde amargan los pepinos. No está mal la jugada, ¿eh? Vamos a darle pábulo a los especuladores, para que sigan ganando dinero a costa de los pringados de turno…

Todos estos datos que he ofrecido en este artículo se encuentran en www.vivienda.es y el bochorno y el sentimiento de estafa y asco que me produce este Gobierno sólo es comparable a la repugnancia que produce la mera visión del jeto de alguno de sus representantes, más parecidos a los protagonistas de la película «Freaks» que de políticos que pretendan verse responsables. Aunque parece que esto último, en España, importa poco menos que una mierda.