La Continua Creación de Contenido

Hay una inmensa mayoría de páginas web que se nutren, constante y casi exclusivamente de noticias, de aportaciones de terceros, de vídeos de YouTube, de material fotográfico ajeno… Hay páginas que son actualizadas a piñón, metiendo los contenidos casi en «pack», y no generan contenido que pueda llamarse «propio«. Esas páginas procuran tener siempre algo que contar, porque su meta es estar arriba y permanecer arriba, y al tercer día que no están arriba, intentan paliarlo metiendo el doble de contenido, extraído de fuentes externas, quizás añadiendo una pincelada de opinión, pero con tal de que no se note mucho el «copypaste«.

Sin embargo, hay otro tipo de páginas que han ido ganando muchos apoyos, y no es para menos, puesto que tienen un gran encanto, precisamente porque hablan de las cosas de sus creadores, de sus historias, de sus experiencias, de sus opiniones… Esas páginas te transmiten la esencia de la persona (o el personaje) que está detrás de cada una de ellas. ¡Ojo! no te dicen cómo es, realmente, cada uno de sus autores (algunos alimentan un personaje), pero si te permiten meterte en un universo distinto al tuyo y beber agua cristalina, en forma de amena redacción. Ese tipo de páginas son los ya famosos BLOGS.

ErPaquillo.Com nació como un blog, totalmente apartado (incluso en diseño) del resto del «Universo Cónvero.Net«. Cada artículo, cada línea, cada palabra que escribo se atiene a lo que pienso, y es un reto muy grande afrontar la redacción de un blog con una actualización casi periódica y artículos de longitud decente (hay quien, para ahorrar tiempo, pone dos frases, un vídeo que se encontró en YouTube y que le hace mucha gracia, y tira millas). Yo procuro llenar este espacio con todas las ideas que me vienen a la cabeza, o contando historias que pueden ser interesantes, o hablando de cómo una Asociación de Taxistas con un paleto paranoico a la cabeza (aunque debería estar encargándose de las cuentas) se obceca en ocultar información al resto del personal, utilizando argumentos nulos y obstruyendo el acceso a toda la información a sus asociados, o sacándome un relato de suspense de la manga e ir ofreciéndolo por entregas, o comentando (con mayor o menor acierto) alguna peli que haya visto, incluyendo suficiente información como para que interese verla a los demás y juzguéis mi razonamiento…

Hace mucho que aprendí a ser autocrítico: uno debe conocer sus propias limitaciones para poder superarlas, y el humor, más o menos sarcástico, ayuda mucho en el día a día.

Siempre he intentado comentar los temas de los que hablo en este blog con una pizca de humor, que en ocasiones resulta socarrón, algunas veces es demasiado bestia y otras se queda en un chistecillo que podría haber dado más juego. Pero el humor no es un referente de la vida de nadie, al menos no de la privada, puesto que el ser humano no pasa el día riendo, aunque es bonito hacer pensar que sí.

Crear contenidos constantemente para ErPaquillo.Com no es nada simple. Mango o Heiza pueden dar fé de ello, puesto que pensaron que llevar un blog, con una cierta continuidad, consistía sólo en pensar qué poner y, si no salía nada, inventarse una historia. Ahora ven que es mucho más complicado, y no les culpo. Es dificil, muy dificil, llevar un blog durante cuatro años y tener siempre algún hecho veraz o alguna historia original que contar. Mi consejo para ellos es que, aunque no tengan una regularidad al principio, que vayan contando sus cosas conforme les vayan saliendo. Que no las fuercen, pues siempre es preferible un contenido natural (tiene mucha más calidad) que estar forzando la máquina para mantener calmada la sed de lectura de tus visitantes.

Por eso me dan pena aquellos que se hacen llamar webmasters y extraen el contenido de sus «scripts» (Joomlas, WordPress, PHPNukes, etc…) de otras webs, haciendo un «copypaste» descarado, sin comprobar la ortografía o leerse lo que copian, sin aplicarles un mínimo diseño a sus páginas (bueno, sí, algunos usan el Paint), sin poner contenido original… Tienen el soporte, pero no tienen el contenido, ni voluntad para crearlo. Y sólo se dan cuenta de ello cuando, mirando sus creaciones desde fuera, no ves una Comunidad detrás, no ves apoyos; sólo otros «webmasters» intentando reciclar el material de esa web para las suyas correspondientes, como los buitres van por la carroña después de que las hienas den buena cuenta de la carne del cadáver. La mayoría son críos que quieren aprender, que no conocen la responsabilidad legal del contenido expuesto en Internet y que sólo quieren echarse unas risas y que sus amigos vean sus «trabajos«, con el agravante de que no tienen ni puñetera idea de las responsabilidades legales de sus actos, creyendo que, como se trata de Internet, es un «juego«, y no es así. Un ordenador conectado a Internet puede tener la misma repercusión que un periódico de tirada mundial, así que… ¡Una mierda va a ser un juego! 😆

Internet
La creación de contenidos debe ser responsable, dentro del espectro
de visitantes que se desee cubrir con éstos.

Vamos a subir al siguiente peldaño: tenemos aquí a los que van de periodistas y no pasan el test de calidad de los cuadernillos Rubio (no les publicarían una «Carta Al Director» ni en el 20Minutos). Suelen ser personas que llevan tiempo con un blog en la Red, sin tener nada que decir, y ante el terrible pavor que representa, para ellos, el dejar de tener una cierta importancia en Internet, por lo que van publicando cualquier cosa que esté mínimamente relacionada con el mono-tema de su blog (sí, suelen ser propietarios de blogs mono-temáticos, repetitivos, pero una difusión medio-alta que les enorgullece; aunque saben, de sobra, que las historias se les terminaron hace tiempo, y no son capaces de dar su opinión sin la correspondiente guarnición de bilis.)

No tener nada que decir es algo tremendamente impactante, puesto que no es que un blog no se actualice por falta de tiempo, sino que, el autor del mismo, se sienta delante de su panel de control y no es capaz de sacar un tema del que hablar. El último recurso de estos señores «periodistas» es usar un lector RSS con veinte mil fuentes de información y elegir, a dedo, alguna de las noticias del momento, dándole luego «su toque personal«.

Hay otro grupo en el que se encuentran aquellos que tienen una web y un foro y reciclan el contenido de éste para convertirlo en contenido de su web, o incluso peor: son los miembros de su Comunidad los que les hacen la página, pero descaradamente, dándoles de comer, indirectamente, a los que han creado dicha web, viendo éstos cómo la web se actualiza, prácticamente sola. eso es organización, sí señor. Y jeta, mucha, mucha jeta.

Luego llegamos al grupo en el que me incluyo: los que escribimos lo que queremos porque nos sale de los cojones, así de simple, sin importarnos una mierda si entran veinte mil o si entran cuatro (de hecho, este es el único de los blogs que hay en Cónvero.Net que no tiene la opción de compartir los artículos en las redes sociales…) Es decir, yo no finjo mis enfados (ni mis orgamos, chicas… ;)) y todo lo que cuento aquí lo cuento desde mi punto de vista.

Hay quien me dirá que tendría que ser más recatado y menos basto, pero seguro que, ese mismo que lo dice, se parte la caja con alguno de mis comentarios más bestias, así que no le voy a hacer caso, puesto que es más cómodo expresarse de la misma forma en la que te sueles comunicar con la gente a pie de calle, que utilizar recursos petulantes, con el agravante de poder llegar a caer en el ridículo más absoluto.

¿Imagináis que, en el artículo en el que hablo de Francisco Dugo, dijera cosas como: «eres un ser de mal vivir y peor empujar…»? (joder, me callo, que parece que hasta tendría gracia… 😆 ) El caso es que nadie va hablando por la calle utilizando expresiones literarias (más que los muy freaks o cansinos en extremo), y creo que no deja de ser un bálsamo el poder expresarte utilizando todas las palabras del idioma español, midiéndolas según tus sentimientos en el momento de escribir, y sin que por ello tengan motivo para calificarte de maleducado. Ahí está la esencia real de un blog: escribir aquello de lo que vas a hablar, transmitiendo lo que sientes.

Bueno, pues ahora imaginad que no sois los responsables de mantener los contenidos de un sólo blog, sino que tenéis el blog y tres páginas de temática diferente, de las cuales sólo una necesita una actualización regular (y trabajosa), y que tenéis una vida y un trabajo en los que responder…

Bueno, pues por eso no he actualizado CaspaTV en un par de semanas, porque entre mi trabajo, el follón de la ATIB, las mejoras de seguridad en los servidores, la puesta a punto de iTaxista.Net y otros asuntos, de los que no hablo porque no me da la gana, colman mi jornada de veintiocho horas diarias delante de varios ordenadores (algunos, afortunadamente para mi barriguita incipiente, separados un par de kilómetros entre sí. Espacio que recorro a pie, como buen amante del trabajo propio y del de mis queridos pies, que siempre agradecen una caminata de dos kilómetros diarios, o más.)

Ahora toca actualizar contenidos. Normal, siempre tengo algo que contar… :mrgreen:

Permanezcan en Sintonía