La telera cordobesa

La telera cordobesa

Una pieza de pan, de 400 gramos, con una textura y sabor inconfundible, y mucha miga, pero que mucha. Una especie de pan candeal que, desde hace muchí­simos años, acompaña en las mesas cordobesas la comida de la familia. Una pequeña pieza de sabor genuinamente cordobés, que muchos de los que hemos viajado, e incluso vivido en otros lugares, hemos echado de menos a la hora de comer en esas mesas lejanas.

Una parte del sabor de nuestra tierra, cuyo máximo atractivo es la conjunción de textura y sabor: crujiente y consistente en su corteza y con una miga tierna y que invita a ser comida en seco, con mantequilla, mermelada… Incluso mojando el currusco correspondiente en el guiso del dí­a.

Como pieza de pan, y sin la coletilla «cordobesa», la telera también es un pan muy apreciado, sobretodo en México, donde la mayorí­a de los bocadillos (que allí­ llaman «tortas») la utilizan como base.

El sabor y la calidad de este pan cordobés, por desgracia, no he podido encontrarlo fuera de Andalucía, donde priman más las barras, baguettes y las hogazas de pueblo (éstas últimas, también exquisitas, aunque con una corteza mucho más frágil que la de la telera cordobesa)

1 2