Cambalache

Llevo ya una semana con el carné de conducir y he prolongado, por tanto, el radio de acción de Servicio Técnico, que, hasta hace bien poco, sólo hacía en moto (véase la foto más abajo). Sí, vale, tengo casi 30 años y no debería ser, precisamente, motivo de orgullo obtener el carné a estas alturas. Pero YA lo tengo, que es lo que cuenta, así que un objetivo menos del que preocuparme… 🙄

Aprilia Servicio Técnico
La moto de Servicio Técnico que mejor se porta en ciudad…

El caso es que he ido a visitar a un cliente que vive en una urbanización (muy a tomar por culo) de Córdoba, porque teníamos pendiente la instalación de un equipazo de más de medio millón de pesetas (a.k.a. 3000 leuros, pá los profanos…), y había que ir a ponerlo y configurarlo, y, por supuesto, a cobrarlo. Así que cogí el coche y me planté allí en unos 20 minutos (calcúlese la distancia: 20 minutos a, digamos, 80 por hora… 😆 )

Llego, descargo el equipo y comienzo a instalarlo en el despacho del cliente. De súbito, éste llega con una tarjeta de sonido vieja en la mano (una OPTi 82C931) y me pregunta que cuánto le rebajo en la factura si me la llevo. Al principio creía que el tipo hablaba en plan de coña, porque un tio que vive en una casa que le costó 50 millones en 1987 (y que tiene una Fritaurus de 2 litros en la cocina 😆 ), ganando en un mes lo que yo en un año (y eso que no gano mal…)  no podía estar hablando en serio…

¡Pues sí que lo decía en serio! Le dije que los asuntos de dinero los lleva mi socio, y dejó de darme la tabarra. Monté el equipo, pero faltaba un cable que quería el payo para no sé qué, por lo que quedé en llevárselo hoy. Cuál sería mi sorpresa cuando hoy le llama mi socio, para decirle la hora en que iba a ir a llevarle el cable (y cobrar), y resulta que el cliente le pide, encarecidamente, que vaya él, que necesita hablar urgentemente. Mi socio, preocupado, se coge su coche y se planta en casa del cliente, en 15 minutos (o menos) (mi socio lleva 8 años con el carné… 😆 ) y, cuando vuelve, me cuenta que este señor ha intentado hacer una especie de cambalache con él, lo cual ha provocado numerosas horas de cachondeo en lo que quedaba de tarde, intercambiándonos, de coña, sobres de Ketchup Heinz del MacArronals por bolsas de pipas vacías, y demás frikadas, aunque lo realmente importante es que se ha venido con los tres mil napos en el bolsillo, en billetitos de 50 y 200 leuros, que es lo que cuenta…

OPTi
La tarjeta de sonido que quería endosarme el gitanazo millonetti…

No sé por qué me da la sensación de que el personal es más ridículo conforme más dinero tiene. Aunque hay algunos que aún se salvan de la quema, tengo claro que es más dificil hacer tratos con alguien pastoso que con alguien a pie de calle. Supongo que por eso tienen pasta: si no la tuvieran no podrían sobrevivir, al ser unos ridículos totales… 😆

…Aunque el pavo tenía ¡una Fritaurus de dos litros en la cocina! ¡Eso es nivel y lo demás tonterías! (anda que no salen buenas las patatas Mc. Cain con ese trasto, la leche… 😆 )