Andalucía Sólo Hay Una (Afortunadamente…)

Cada vez encuentro más necesaria una purga de emergencia en este pedazo de la Península Ibérica, donde sus habitantes se han ido malogrando en lo referente al hecho de vivir en una época altamente tecnológica y competitiva, y donde hasta los que tienen en su poder una carrera de ingeniería opinan que han perdido el tiempo, pues haciéndose unas oposiciones habrían salido mejor parados.

Manda huevos lo que voy a contar en este relato, porque es exacto al milímetro. El ciudadano medio de Andalucía ha cambiado el tractor por el BMW de 6 cilindros, y la casita en el campo por el chalé con piscina (aunque algunos conservan el huerto). Los urbanitas, por otro lado, pretenden escapar de la imagen rural fingiendo ser algo que realmente nunca han sido: personas. Me refiero con ello a que la gente va por las ciudades andaluzas con la guardia puesta, haciéndose los infranqueables. Y luego, si llegas a conocerles más profundamente, verás que son, la mayoría, unos desgraciados, unos estúpidos que no han salido de su barrio más que para ir a la Universidad (eso los que hayan ido), y que viajar a Madrid, para ellos, es ir a otro mundo… (Bueno, realmente ahora eso podría considerarse cierto, porque llegas a Madrid, y según a la zona que vayas, te encontrarás en Marruecos, en Ecuador, o, si entras en cualquier tienda de comestibles, en China.)

El caso es que la juventud andaluza que se preocupa por su futuro está más que quemada, porque existe una amplia mayoría (entre pensionistas, gitanos y niñatos perroncios) que no está dispuesta a que su «status» varíe. Gente viviendo de la sopa boba, cobrando todo el año por trabajar un mes (si llega, ojo…) y llorando a la administración, pero con la mano puesta. Llamémoslo «forma de vida parasitario-andaluza», que es el cáncer de la región. Luego tenemos a gente que ha querido estudiar, se ha sacado una carrera de ingeniería, o una licenciatura y, con las puertas abiertas para trabajar en cualquier empresa mediana o grande (ahora piden barrenderos con una licenciatura en Derecho), se lamentan de haber estudiado una carrera y no haber echado unas oposiciones, porque «son cinco años que he perdido» 🙄 …

Luego tenemos al especimen que va de listo, el que se larga al extranjero a estudiar porque sus papis se lo pueden pagar y vuelve con unas ideas innovadoras, considerando que el resto del mundo está por debajo de él, y al que, si no le halagas por sus (supuestos) logros, ya no vas a conseguir nada. Este especimen, que también se da en otras partes de España (pero se nota menos en el contexto global de la región que sea, porque aquí es exagerado…), suele buscarle las vueltas a la Administración Pública para comer a base de subvenciones y de timar, radicalmente, tanto a los que trabajan para él como a la Administración. Pongo un ejemplo sencillo: un tipo que se va a estudiar a Estados Unidos y allí descubre los ordenadores (en casa de sus padres eran pobres y ha conseguido irse a estudiar con una beca). Se cree que sabe más que el resto del mundo y, cuando vuelve, piensa en montar una empresa con su idea, pero a base de subvenciones, ya que dicha idea está orientada a fomentar el turismo, el incremento cultural de la población a través de la aplicación de la Informática, etc. (Diversos rollos que se pueden inventar para «distraer» subvenciones de la Administración que podrían estar destinadas a construir un nuevo albergue para críos sin hogar, o personas desamparadas…). Llamemos a estos especímenes: «Escoria Tipo II».

Y, por último, tenemos la clase de especimen dentro de la cual yo me encajaría, que es la del andaluz que ve la cantidad de porquería humana que ronda por las calles de su tierra (porquería humana bien vestida y con buenos coches, eso sí, aunque pasen más hambre que el perro de un ciego… 🙄 ) y se avergüenza de la mala gestión política de la región durante décadas y décadas de decadencia. Este tipo de andaluz quiere salir pitando de la tierra que le vió nacer, pues aunque la ame por su Historia, su grandeza (pasada) y sus antecedentes culturales, no puede vivir en ella, aunque se niegue a admitirlo, puesto que no tiene futuro. Este tipo de andaluz escogió una profesión controlada, en la zona, por los cuatro sinvergüenzas de siempre (más los nuevos que llegan, que son del «Tipo II»), y resulta que no puede ejercer, porque los primos, cuñados, sobrinos… y otros tipos de familiares de los mal llamados «empresarios» parecen mucho más indicados para el desarrollo de dicha actividad profesional, eso cuando no te piden un título de Ingeniería Electrónica para vender bombillas a domicilio. Encima, para una empresa que puedas encontrar en la que trabajar medianamente a gusto, resulta que te pagan de tres formas diferentes: tarde, mal o nunca… 🙄

Tendría que hacerse una purga política por estos andurriales, e ir quitándole al personal las tonterías (y las subvenciones). Costaría más de 10 años lograr que el cambio de mentalidad fuese efectivo, pero sin duda que mejoraría mucho más el progreso de esta tierra, porque hay cosas que me dejo en el tintero, pero que dan vergüenza ajena, como es el caso de que Manuel «Perro Pachón» Chaves se tire llorando todo el periodo del gobierno del Partido Popular porque «El Gobierno Central tiene una Deuda Histórica con Andalucía de x millones». Y resulta que, desde 2004, que entraron «los suyos» de nuevo, Andalucía ya no tiene nada que reclamar al Gobierno Central. Curioso, curioso. Veinticinco años gobernando la región y sólo se pone a llorar públicamente los 7 años en los que su partido (de mierda) no gobernó en este país (me refiero a España, que yo considero país al global de las regiones que componen lo que, a día de hoy, y a pesar de lo que algunos quieran creer, es España).

Sentimientos antepuestos rondan por mi cabeza al profundizar en estos temas: «¿Quiero ser Andaluz por el bagage histórico o cagarme cien mil veces en la madre que parió a la inmensa mayoría de subnormales de la tierra?» Obviamente, puedo escoger ambas opciones, porque una no quita a la otra, pero quería decirlo de una forma algo más disimulada (por si no se había notado en el resto del artículo, quiero decir… :twisted:)

En breve volveré a dejar este agujero, sólo apto para venir de vacaciones, y volveré al clímax de las Culturas Universales Barriobajeras… Esto es… Madrid. 😆